La importancia del tratamiento del aire interior

Actualmente, numerosos expertos en salud y en climatización abordan el impacto sanitario de la calidad del aire interior.

 

La calidad del aire interior cobra a día de hoy en España una importancia extrema, ya que un 66,5% de los españoles habitan en pisos, y la mayoría de estos no disponen de un sistema de ventilación adecuado. Además, se estima que los edificios no ventilados o sin tecnologías de purificación acabarán siendo obsoletos por no tener salida en el mercado inmobiliario futuro. Por ello, una adecuada ventilación interior, las nuevas tecnologías de purificación de aire y la seguridad de los edificios se convierten en un básico de las instalaciones para mejorar nuestro bienestar.

Directivas europeas para mejorar la calidad de aire interior

La eficiencia energética de los edificios y las instalaciones de ventilación como parte de las medidas de la Directiva europea 2010/31/UE, relativa a la eficiencia energética de edificios (DEEE), se incluyen en las disposiciones actuales. Dichas disposiciones tienen como objetivo mejorar la calidad del aire interior. Para alcanzar la calidad y la fiabilidad requeridas, se prevé el establecimiento de programas nacionales de inspección para verificar que las renovaciones y las nuevas obras de construcción cumplen con la eficiencia energética prevista y con ello, garantizar así la satisfacción y confianza de los ciudadanos.

En esta línea, es importante que los proveedores de obras de renovación integradas tengan acceso a sistemas de certificación o cualificación para garantizar una calidad fiable de dichas obras, tanto para edificios no residenciales a partir de 2030, como para los residenciales nuevos o que sean objeto de reformas importantes.

Impulsar las energías renovables para mejorar la calidad de vida de las personas

El Plan PNIEC define los objetivos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, en el que se impulsan las energías renovables o las medidas de eficiencia energética. Como parte de este plan y en lo que respecta a nuestro Gobierno, se ha actualizado recientemente el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE).

Este reglamente impulsa la mejora de la eficiencia energética y el uso de energías renovables en las instalaciones térmicas de los edificios, contribuyendo a los objetivos descritos del PNIEC de reducción de emisiones para 2030 en casi un 40%. Además, se introduce la digitalización en los edificios no residenciales con grandes consumos, como hoteles o centros comerciales, para convertirse en edificios inteligentes que reduzcan el consumo de energía y, así, la emisión de gases de efecto invernadero. La norma también recoge obligaciones de instalación de contadores de agua caliente y/o fría en los intercambiadores térmicos de cada edificio conectados a redes urbanas, aportando información para la facturación de estos consumos.

De esta forma, no solo se consigue una mayor eficiencia energética de nuestros edificios, sino también supone un gran impulso hacia las energías renovables, garantizando una mejora en la calidad de vida de los usuarios.

La importancia de una etiqueta CAI

El sector de la ventilación, la filtración y la purificación del aire ha evolucionado a un ritmo sin precedentes. Por eso, los expertos del FEDECAI (Federación Española de Empresas de Calidad Ambiental Interior) apuntan que es necesaria la regularización de una etiqueta CAI con nuevas restricciones de sustancias que afectan a la salud, tales como las partículas ultrafinas, el carbono negro, el mercurio o el amoniaco.

El objetivo principal es alcanzar un sistema de etiquetado para la CAI, tanto en la monitorización como en el control de la calidad del aire interior, que sea obligatoria para su incorporación en los nuevos edificios. Esta etiqueta CAI se basaría tanto en las características de diseño como en inspecciones periódicas y la monitorización en continuo, suponiendo un gran avance para los espacios residenciales.

Hoy por hoy, garantizar una calidad de vida para todas las personas y generaciones futuras a través de espacios seguros ha pasado a ser una necesidad, y lo cierto es que, si todos concebimos la importancia de analizar la potabilidad del agua o los controles higiénicos sanitarios de los alimentos, entonces ¿por qué no dar la misma relevancia a un mayor control del aire interior?

Si quieres saber por qué la calidad del aire es tan importante, echa un vistazo a este artículo.