Instalación de un sistema VMC en reformas

Los sistemas VMC doble flujo con recuperador de calor se componen de los siguientes elementos, encargados de llevar a cabo la renovación del aire interior: 

 

  • Una central de ventilación provista de un motor que fuerza la extracción del aire viciado en los locales húmedos y la impulsión del aire fresco en los locales secos.  
  • A través de la red de conductos de aire, el aire viciado y el aire fresco circulan, a través de conductos separados, desde las diferentes estancias de la vivienda hacia la central de ventilación. 
  • La extracción del aire viciado se lleva a cabo a través de las bocas de extracción situadas en los locales húmedos (cocina y baños).  
  • El aire fresco previamente filtrado y acondicionado (gracias al recuperador de calor) es impulsado en la vivienda a través de las bocas o rejillas de impulsión situadas en los cuartos secos (dormitorios, salón, sala de estar…). 

 

Ejemplo del funcionamiento de un sistema VCM de doble flujo en una vivienda

 

 

  1.  Toma de aire fresco 
  2.  Redes de extracción e impulsión 
  3.  Caja de distribución 
  4.  InspirAir® Top Premium
  5. Salida de aire
  6. Aldes ConnectTM
  7. Boca de extracción
  8. Salida de aire viciado

 

 

Para la instalación de un sistema de ventilación no existen unos requisitos técnicos específicos en la composición de la vivienda. Consulta nuestra infografía “¿Qué sistema VMC es el más adecuado en mi caso?”. 

 

En función del sistema que se quiera instalar, es necesario contar con las siguientes condiciones: 

 

  • Para la instalación de un sistema de ventilación doble flujo individual es necesario contar con un falso techo para los conductos.   
  • Sistema de ventilación doble flujo individual con filtro de aire InspirAIR® Side: instalación en falso techo, pared o buhardilla; de ser posible, se recomienda que sea en un espacio calefactado.   
  • Sistema de ventilación doble flujo individual y purificación de aire InspirAIR® Top: instalación en un mueble de cocina o armario estándar.   
  • Sistema de ventilación doble flujo individual con filtración de aire Dee Fly Cube: debido a su tamaño reducido, se puede instalar en un armario pequeño o, en su defecto, en patio o terraza.  
  • Sistema de ventilación doble flujo cuarto por cuarto Nano Air® 50: instalación en la pared de las estancias deseadas, mediante perforación de la pared exterior, sin necesidad de conductos. 

​​​​​Principalmente, existen tres opciones de instalación:

 

  1. Instalación Individual centralizada: en viviendas unifamiliares, la red de conductos se instala en un falso techo, y la central de ventilación en el falso techo, pared, buhardilla, armario, mueble de cocina, patio o terraza. Si no es posible instalar un falso techo en la vivienda, existe la solución cuarto por cuarto.
  2. Instalación individual cuarto por cuarto: las unidades de extracción e impulsión funcionan de forma independiente y se instalan en las paredes de cada uno de los locales secos (salón, dormitorios, despacho...) realizando una perforación del muro exterior de cada estancia y previendo una alimentación eléctrica para cada equipo de ventilación. Para instalar la solución VMC doble flujo cuarto por cuarto (NanoAir® 50) es necesario perforar un agujero redondo de 180 mm de diámetro en la pared.
  3. Instalación colectiva: puede instalarse en el interior o exterior del edificio (local técnico o azotea). Los conductos de extracción de las diferentes viviendas pueden conducirse por tramos horizontales hasta un único conducto vertical de expulsión.

El sistema VMC doble flujo cuarto por cuarto es la solución más rápida de instalar, ya que solo es necesaria una perforación de la pared exterior en cada estancia en la que se vaya a colocar. Por lo tanto, es una solución muy adecuada para las reformas. 

A menudo, basta con dar unos ligeros golpecitos en el techo para comprobar si suena hueco. De ser así, se trata de un falso techo. 

 

Otra forma de saberlo es mediante la textura del techo, por ejemplo, en el agujero previsto para los cables de una lámpara de techo o aplique: si el material del techo es frágil o se deshace, se trata de pladur o escayola y, por lo tanto, estamos ante un falso techo.

En ese caso, existen dos opciones: puedes poner un falso techo en tu vivienda u optar por el sistema individual cuarto por cuarto.

Es importante tener en cuenta que, de manera general, la altura mínima exigible para el interior de una vivienda es de 2,5 m, con posibles reducciones en cuartos húmedos (cocina, baños), hasta 2,20 m o 2,30 m. 

 

Se necesita un mínimo de 7 cm para instalar los conductos de circulación del aire. En cuanto al dispositivo, es necesario un mínimo de 21 cm, por lo que puede instalarse en el baño o la cocina.

La solución de ventilación doble flujo centralizada tiene un coste de instalación desde 4.500 € (IVA no incluido) y la solución de ventilación doble flujo cuarto por cuarto desde 2.900 € (IVA no incluido). El coste de instalación de ambos dispositivos no incluye la creación de un falso techo. 

  • En rehabilitación integral de un edificio, se tendrá que disponer del proyecto correspondiente.  
  • En una reforma de una vivienda única no es prescriptivo un permiso en particular, siempre y cuando las actuaciones se adecuen a las normativas vigentes.

En el caso de reforma de un edificio completo, los tramites serán gestionados por la dirección facultativa responsable del proyecto.

En viviendas de obra nueva, las salidas a tejado para la expulsión del aire del interior de la vivienda deben situarse en la cubierta del edificio, separadas 3 m como mínimo, de cualquier elemento de entrada de ventilación (rejillas de admisión, puerta exterior y ventana) y de los espacios donde pueda haber personas de forma habitual, tales como terrazas, galerías, miradores, balcones, etc.

En obras de rehabilitación, debido a las muy probables características del edificio, quizás no sea posible instalar esas bocas de extracción en cubierta, por lo que se permite hacerlo en fachada. Para más información, consulta el Código Técnico de la Edificación.

Se recomienda instalar los modelos InspirAIR® siempre en zonas calefactadas en el interior de la vivienda, aunque se pueden instalar en zonas de exterior que estén cubiertos por un casetón o tejadillo para que no se vean directamente afectados por fenómenos meteorológicos.

Los filtros se deben colocar siempre del menos restrictivo al más restrictivo. Es decir, siempre se recomienda poner el filtro que pare las moléculas más grandes primero y posteriormente en orden sucesivo. La lógica detrás de esto es intentar que los filtros que paran las partículas mas finas no se ensucien de partículas que podrían ser paradas por otros filtros más económicos, ayudando así a alargar su vida útil.

Mantener un sistema de ventilación mecánica controlada (VMC)
  • Las bocas de extracción de aire (en cocina, sanitarios) deben limpiarse con agua jabonosa cada 6 meses
  • En las bocas de impulsión de aire (habitaciones, salón) es necesario quitar el polvo cada 3 meses
  • En viviendas individuales, se recomienda quitar el polvo de los rodetes del ventilador una vez al año
  • En viviendas colectivas, es aconsejable que un profesional realice un control, ajuste global y limpieza de la instalación cada 3 años

Los filtros deben limpiarse cada 2 meses y reemplazarse tras un año de uso.

La duración de los filtros varía en función del lugar de residencia. Se establece por normal que en lugares muy contaminados como centros urbanos, los filtros se deben cambiar aproximadamente cada año. En sitios donde la contaminación es menor, la vida útil puede aumentar a 2 años, pero nunca exceder ese tiempo.

 

Los filtros deben limpiarse cada 2 meses y el recuperador cada 2 años.

Los filtros de polvo se pueden reutilizar después de limpiarlos con una aspiradora. En cambio, los filtros de polen, partículas finas y COV se deben sustituir cada 1 - 2 años, dependiendo de la zona donde se resida.

La gama InspirAIR® tiene un mantenimiento muy reducido. Simplemente hay que limpiar/sustituir los filtros cada 1 - 2 años, limpiar el intercambiador de calor cada dos años con una aspiradora, y limpiar las bocas de extracción e impulsión con un paño húmedo cada pocos meses.

Los Modelos EasyHome no requieren un gran mantenimiento. Simplemente hay que limpiar regularmente las bocas de extracción con un trapo húmedo.

Los filtros de nuestros sistemas de VMC doble flujo (gama InspirAir® y Dee Fly Cube) requieren un mantenimiento reducido. Los filtros de polvo pueden reutilizarse tras ser limpiados  con una aspiradora. Pero los filtros de polen y otras partículas finas deben sustituirse cada 1-2 años, en función del nivel de contaminación del lugar de residencia.